miércoles, 26 de junio de 2013

Sobre el odio.

Los regresos a casa, me causan siempre un profundo desvelo sobre todo la primera noche. En la madrugada, cansado de intentar descansar, me puse a leer, en inglés pues no encontré una versión en español, un libro de George Savile y descubrí una frase que me hizo recapacitar, ese es el misterio de la lectura. Dice así:

“Nothing has an uglier look to us than reason, when it is not on our side”

La traducción más o menos sería ésta: “nada nos parece más feo que la razón, cuando no está de nuestra parte” y eso me llevó a meditar, no sé por qué, en el odio.

¿Que es lo que he odiado en mi vida? Pensé en seres miserables que he tenido que padecer y no sentí odio por ellos más bien lástima y pena. Pensé en abusadores de todo tipo y tampoco el odio apareció, un poco de desprecio sí, pero no un sentimiento de rencor agudo. Recorrí el mundo de los cobardes, los mediocres, los oportunistas, los racistas, los extremistas, los excluyentes, los embusteros y ningún otro sentimiento que no fuera la lástima inundó mi corazón. Algo tengo que odiar me pregunté. Entonces comencé a sudar copiosamente, busqué en mi pequeña terraza y comprobé que había, a las dos de la madrugada, 30 grados centígrados de temperatura, fue una revelación; lo único que he odiado en la vida y continúo haciéndolo ¡es el calor! y miren ustedes donde me tocó nacer y decidido vivir.


Amaury Pérez Vidal /  25 de Junio 2013



No hay comentarios:

Publicar un comentario